MUSAR

 

Por: Rab Boaz Fariñas 

¿Que dice el judaísmo en casos de violencia familiar?

Vivimos en mundo  atrapado en la perdida de valores, en una sociedad donde cada día existen menos principios que ayuden a tener familias consolidadas y en las que predomine el respeto. Tenemos un compromiso como judíos de no parecer a las demás naciones, nuestro sistema de valores, nuestra ética nos exigen un comportamiento ejemplar, pero lamentablemente esto no es así todo el tiempo, la modernidad y galut cómodo donde estamos nos ha influenciado de una manera u otra, al punto que no somos ajenos a la violencia familiar, esto nos genera una pregunta ¿Qué podemos hacer cuando sucede violencia domestica? Para responder a la pregunta anterior tenemos una gran variedad de opciones al respecto.

“Existen ciertas obligaciones que las personas no observan, como dice la Torah: “Lo flagelará cuarenta latigazos y no agregará” y muchos transgreden esa prohibición, pues golpean a sus esposas y nuestros sabios dijeron: “Cualquiera que levante su mano contra su compañero es llamado malvado”. Rav Huná amputaba la mano de tales personas, como dice el versículo: “La mano levantada deberá ser amputada”. Shaaré Teshuvá 3:77.

El Rabino Rafael Cohen Soae Shlit»a en su libro Leyes Matrimoniales Capitulo 9 pagina 150 dice:

“Infortunadamente, en lugar de amar y proteger a sus esposas, algunos esposos las tratan como esclavas cuya labor es satisfacer sus deseos personales. Tales esposos infligen sobre sus esposas un sufrimiento terrible amenazándolas con maltratarlas o con que no reciban suficiente ración de alimento o vestimenta para la familia. Muchas mujeres viven bajo la enorme presión de cumplir con los deseos de sus esposos, y esta presión puede llegar a ser similar a los que nuestros enemigos nos hicieron durante el holocausto o durante cualquier otro periodo oscuro de la historia judía. Estas mujeres son efectivamente secuestradas y chantajeadas, y es una gran Mitzvah ayudarlas, proveyéndoles de valentía para tomar la decisión correcta en lo que respecta al divorcio o en lo que respecta pedir al Bet Din que arbitre entre ellos para arreglar una armonía en el hogar (Shalom Bait)”.

Cualquiera que se rehusé a ayudar o denunciar a tal esposo al Bet Din transgrede la prohibición de la Torah que dice:

“No permanezcas impasible mientras la sangre de tu hermano es derramada”. Vayikra 19:17.
Una mujer que es victima de violencia no esta obligada a soportar dicha violencia, mucho mas delicado es si dicha violencia coloca en peligro la vida de la mujer. ¿Qué sucede cuando el Guet es la única alternativa? ¿Y si el esposo no quiere dar el Guet? El Rabino Eliezer Shemtov explica sobre el hombre que no quiera dar el Guet a su mujer,  ¿qué le ocurre el marido?

“No se puede obligar a una persona convivir en pareja en contra de su voluntad. Si la mujer quiere divorciarse, el marido está obligado a entregarle su Guet. Puede discutir las responsabilidades económicas para con ella; pero no puede negociar su libertad. El hombre que se niega a darle un Guet a su esposa cuando ella se lo pide, es tratado como un paria social, negándose honores en la sinagoga y ejerciendo otros tipos de presiones sociales y personales hasta que cumpla con su deber y le entrega el Guet”.

Añade Rabi Moshé Ben Maimon en Mishné Torah, Hiljot Guitin 2:20 Según la ley de la Torah, un divorcio es válido únicamente cuando se otorga voluntariamente. Sin embargo, «Si la ley dispone que una persona debe otorgar un divorcio a su esposa y se rehúsa, un Tribunal judío, en cualquier época o lugar, puede golpearlo hasta que diga «Estoy dispuesto», y escribe el Acta de Divorcio (guet)».

Es importante recordar que la alternativa de un divorcio debe ser bien analizada y de ser posible procurar consolidar el Shalom Bait antes de acudir a dicha alternativa. No podemos olvidar que la idea de formar un hogar es para tener armonía en el mismo, esencialmente ser felices el «Sefer HaJinuj» (582) dice: “La Torah determinó: «Cuando un hombre se case… libre estará para su casa un año completo» (Devarim 24:5) – para que construyan un profundo puente de entendimiento y amor”.


Quiera HaShem que en nuestros hogares aumente cada día mas la paz y la armonía.

 

 
Volver arriba